El outsourcing o externalización está más vigente que nunca en el campo informático con las nuevas tecnologías de 5g, el Big Data o el Machine Learning, entre otros. Como ya hemos comentado en otros artículos, el outsourcing es el proceso en el cual una organización contrata a otras empresas externas para que se hagan cargo de parte de su actividad o producción.

Outsourcing

Las funciones de TI o tecnología de la información, como los escritorios de ayuda, el soporte técnico e incluso las operaciones del centro de datos, tienen una larga y fructífera historia de subcontratación. Ésta ha permitido a las organizaciones ampliar sus capacidades internas, sin tener que comprometerse con inversiones de capital a largo plazo, además de muchos otros beneficios. Y aunque la transición a la computación en la nube aún se encuentra en la etapa piloto, la industria de la subcontratación ya está sintiendo su impacto a medida que más y más clientes están cambiando gradualmente de los gastos tradicionales de TI a los basados ​​en la nube.

Revisión total de las metodologías de subcontratación

Los expertos indican que el cloud computing alterará por completo la naturaleza misma de las metodologías de subcontratación. Los clientes elegirán contratos a corto plazo en lugar de a largo plazo, a fin de tener la flexibilidad de comprar nuevos y mejores servicios.

Transición a proveedores de IaaS

Las nuevas empresas de subcontratación de TI basadas en la nube están sintiendo el calor de la computación en la nube y han reenfocado su objetivo en la infraestructura como servicio (IaaS) a nivel empresarial. Estos servicios dependerán más de innovaciones como el alojamiento en la nube privada y la consultoría fuera del sitio. La mayor parte de las empresas de subcontratación que se especializan en soluciones en la nube sería la mejor opción para los clientes, como una inversión a prueba de futuro. Los propios proveedores de servicios dejarán de desarrollar aplicaciones para procesos secundarios, ya que las aplicaciones para la mayoría de ellos estarán disponibles en la nube.

Desafíos para los clientes

La transición a los servicios en la nube no es solo un momento de prueba para las empresas de subcontratación, sino que también presentará numerosos riesgos para los clientes de subcontratación. Las principales organizaciones ya están comenzando a recurrir a las empresas emergentes para sus necesidades tecnológicas. Los profesionales empleados en la gestión de abastecimiento y suministro se enfrentarán a posibles interrupciones en el servicio o cambios en los términos del servicio. El tejido de los acuerdos de subcontratación ha comenzado recientemente a evolucionar hacia compromisos de recursos de clientes reducidos.

Cómo aprovechar la transición a los servicios en la nube

La transición de la subcontratación a la nube ofrece ventajas considerables para los profesionales

Haciendo hincapié en una mayor flexibilidad: los contratos de subcontratación actuales suelen inhibir los servicios en la nube, lo que significa que los clientes deben evitar comprometerse con los contratos tradicionales a largo plazo. Es mejor mantener los contratos lo más cortos posible porque los contratos de mayor duración solo lograrán crear barreras a largo plazo para la adopción de la nube, sin una razón justificable.

Hay que realizar un seguimiento de los socios clave: el ecosistema de la nube seguirá siendo volátil, con adquisiciones frecuentes y un comportamiento impredecible entre los principales actores del ecosistema.

Aratecnia, ejemplo de outsourcing informático

¿Cuál es nuestra clave? La principal característica de Aratecnia es la versatilidad a la hora de adaptarse. Desde el momento en que somos contratados, nos convertimos en el departamento de informática de la empresa, pasando a tomar la responsabilidad de todo aquello que pueda afectar a su funcionamiento. ¡Consúltenos!