El paso de la vida analógica a la digital es cada vez más evidente. Piense sólo por un instante en la última que fue a revelar una fotografía en papel, o en qué formato y de qué manera prefiere ver las películas y series. La tecnología nos ha facilitado la vida hasta extremos insospechados hace sólo unos pocos años, y es posible trabajar con los mismos documentos, imágenes y archivos desde diferentes ordenadores en cualquier lugar del mundo. Normalmente, la información con la que trabajamos queda almacenada en el disco duro del ordenador o en memorias flash, y la realidad muestra que es inevitable que estos soportes físicos acaben llenos de información al poco tiempo de comenzar a usarlos.

Almacenamiento NAS acceso a los datos desde distintos equipos informáticos

La solución perfecta a esta situación es el sistema de almacenamiento NAS, que son las siglas de Network Attached Storage. Este sistema ha sido ideado para que más de un ordenador y servidor se conecte a la red y comparta su capacidad de memoria. Por explicarlo de otra manera, un sistema de Network Attached Storage es una manera de centralizar el almacenaje de los archivos y ficheros. Los sistemas NAS tienen utilidad doméstica, para usuarios con varios equipos y/o viviendas habituales, y sobre todo para empresas que tienen la necesidad de que sus empleados compartan continuamente información desde lugares alejados entre sí.

El acceso a los datos desde distintos ordenadores

El sistema NAS, básicamente, consiste en una caja de pequeñas dimensiones que incluye un disco duro preinstalado. Este disco duro puede ser sustituido con facilidad, y su diseño está pensado para que sea realmente sencillo añadir otros discos duros y unidades de almacenamiento de gran capacidad. Mediante RAID, todos los discos duros operan juntos, como si fueran un único espacio físico, no importa cuántos se añadan. Los dispositivos NAS son capaces de soportar procesadores de gran potencia, y también conexiones potentes, absolutamente vitales para poder compartir información entre varios ordenadores. Algunos de los usos más comunes de los dispositivos NAS:

  • Hacer copias de seguridad de manera periódica y automática
    De esta manera, tu información siempre estará segura, y en el caso de un fallo de hardware, podrás volver a trabajar al instante siguiente con todos los datos en otro ordenador
  • Servidor de hosting
    Puedes montar tu propio servidor de hosting, creando una base de datos con tecnología MySQL y en PHP. De esta manera, tú mismo serás el administrador de tu red, y podrás alojar información y páginas web en tu propio servidor.
  • Descarga de archivos
    Para aquellos usuarios de Torrent, Emule y otros programas similares, que realizan descargas masivas, tenerlas derivadas al sistema NAS hace que puedan bajar sin preocuparse de llenar el disco.
  • Trabajo compartido
    Compartir documentos de texto, presentaciones de powerpoint, imágenes… es facilísimo y se produce de manera instantánea con este sistema de almacenamiento.