Internet Explorer, Google Chrome, Mozilla Firefox, Edge… Existen muchos y muy distintos navegadores para disfrutar de una visita a internet rápida y estable, aunque lo que todos tienen en común es que presentan niveles de vulnerabilidad que pueden ocasionar problemas a los usuarios más desprevenidos y confiados, lo que invita a seguir algunos consejos antes de lanzarse a explorar la red.

Vulnerabilidad navegadores internet

Antes de comenzar a hablar sobre los distintos navegadores y sobre otras cuestiones que quizás te interesen bastante, es necesario que comprendas a lo que nos referimos cuando hablamos de vulnerabilidad en un navegador de internet.

Puede que tu equipo cuente con un eficaz antivirus que proteja el hardware y el software interno de tu ordenador. No obstante, todos los navegadores suelen presentar agujeros en su seguridad que pueden ser aprovechados por agentes maliciosos para obtener todo tipo de información de tu equipo.

Esta serie de agujeros o fallos es lo que permite hablar de un navegador vulnerable, algo que puede convertirse en un problema bastante serio para un ordenador personal y de vital importancia para aquellos equipos informáticos de los que dependa el funcionamiento de un negocio o una empresa.

Puede que ya conozcas los típicos parches y actualizaciones que las distintas empresas producen para limitar este tipo de deficiencia. Pues bien, esto puede no ser suficiente cuando se trata de luchar contra agentes maliciosos capaces de encontrar los resquicios que han pasado desapercibidos a compañías tan prestigiosas como Google, por lo que tu información seguirá estando expuesta a posibles agresiones de bastante gravedad.

El resultado de no atender a la vulnerabilidad a la que se queda expuesto en la red tiene diferentes niveles. Puede ir desde la simple pérdida de archivos hasta el robo o la destrucción de datos importantes, por lo que conviene no descuidarse lo más mínimo.

Como ya se ha dicho, los tradicionales antivirus pueden no ser eficaces en lo más mínimo, por lo que contar con un equipo de profesionales que estudien, detecten y creen protocolos de seguridad para evitar los problemas más graves es la mejor forma de alejar de tus equipos informáticos el riesgo de agresiones del exterior.

Con todo, las posibles soluciones a estos riesgos son las siguientes

  • Detección de fallos en el navegador.
  • Creación de puntos de seguridad del sistema.
  • Copia de seguridad periódica de los archivos.
  • Creación de protocolos de seguridad.