Tener una página web de la empresa es necesario y no solo se trata de publicar y ya… Es preciso hacer un buen mantenimiento de la misma o no llegará a posicionarse para que el cliente potencial la vea. El hosting y alojamiento web son fundamentales para el desarrollo empresarial. 

Qué es un Hosting 

Tipos de hosting

Un hosting es un servicio online que permite publicar una página web, un blog o cualquier aplicación en la red. 

Se trata de empresas que ofrecen un alojamiento en internet para almacenar toda la información que se va introduciendo en la web. 

Cuando una empresa quiere publicar su web, contrata este servicio. Pero antes ha de tener su dominio que junto con el nombre de la página servirá para que todos los clientes potenciales la identifiquen. 

Según el negocio y su orientación habrá que añadir la extensión más adecuada .es, .com, .org, .net, etc. Es conveniente asesorarse bien porque parte del futuro éxito de la web está aquí. 

Cómo es el proveedor de hosting 

Cuando se contrata una empresa de hosting para alojar la web del negocio, se está alquilando un espacio en un servidor, por el que hay que pagar una cuota anual, con unas características determinadas: 

  • Una cantidad de espacio en el disco duro. 
  • Lenguaje de programación. (php, WordPress, Drupal…) 
  • Velocidad para transferir datos.
  • Copias de seguridad. 
  • Protección antivirus, spam y antihackeos. 
  • Direcciones de correo electrónico. 
  • Optimización de imágenes. 

A cambio el proveedor se compromete a que el servidor se mantenga en funcionamiento para transferir el contenido de la web a los navegadores correspondientes y así los visitantes pueden acceder a ellos. 

Como se puede ver que la web funcione depende, en parte, del soporte que ofrece la empresa de hosting. 

En los casos de una web profesional es importante que el mantenimiento del servidor se produzca durante todo el tiempo, es decir 24 horas al día, 7 días a la semana y 365 días al año. No debe suceder nunca que la página deje de funcionar por culpa del soporte y nadie pueda acceder a ella, aunque sea a las 3 de la mañana. 

Lo normal es que la página tenga su contenido en el idioma de origen, pero puede suceder que la empresa necesite su publicación en otra lengua para que potenciales clientes de otros lugares del mundo accedan a su información fácilmente. 

En internet los servidores no tienen por qué estar en el lugar de creación y publicación de la web, por lo que cabe la posibilidad que el servidor en el que está alojada se encuentre en cualquier país europeo o en otro continente. 

El contenido visible en internet se puede publicar, como vemos, en otros idiomas, pero siempre que la empresa propietaria del negocio conozca bien esas lenguas, de lo contario es mejor elegir un hosting que publique solo en el idioma original. 

Tipos de hosting 

Veamos ahora cuáles son los tipos de hosting que se ofrecen a los clientes de manera habitual: 

  • Hosting compartido. El alojamiento compartido es el más común para la mayoría de pequeñas empresas y blogs, debido a que sus webs no necesitan mucho espacio y los costos son más bajos. 

En estos casos se comparten los recursos del servidor con otros clientes de la empresa de hosting, eso sí nadie puede acceder a    la información de los demás. 

  • Hosting VPS (Servidor Privado Virtual): Aquí se sigue compartiendo servidor, con la particularidad de que el proveedor asigna a la web una parte separada del mismo. 

Esto quiere decir que se reservan una cantidad de potencia y memoria para ella. Es una buena elección para medianas empresas con webs en  crecimiento.     

  • Hosting en la nube o Cloud Hosting: El proveedor da una serie de servidores en cada uno de los cuales se replican los archivos de la web. Si uno de los servidores en la nube está saturado o tiene problemas el tráfico se redirige a otro de los servidores en los que está almacenada la web y sus datos. 
  • Hosting WordPress: Es un tipo de hosting compartido configurado exclusivamente para WordPress. Gracias a esa configuración optimizada la velocidad de carga es más rápida y la web funciona con muchos menos problemas. Este tipo de hosting posee unos plugings preinstalados para el almacenamiento en caché y la seguridad. 
  • Servidor dedicado. El servidor entero es para la web, por lo que se puede configurar como más convenga, con el software que se quiere usar, sistema operativo… 

Alquilar un servidor de este tipo es casi como si fuera propio, con la ventaja de que ya viene con el soporte profesional. 

Aratecnia es una empresa de informática que ofrece sus servicios de consultoría para asesorar a las empresas sobre cualquier aspecto relacionado con servidores, redes, equipos, seguridad… Póngase en contacto con nosotros para mejorar su empresa.