Mozilla Firefox obtiene una nueva característica técnica: la defensa anti-seguimiento de última generación y obstaculiza a los rastreadores de ‘rebote’

Firefox ha lanzado la nueva versión de su navegador: Firefox 79 que se puede descargar para Windows, macOS y Linux.

Mozilla anunció  esta  nueva defensa contra tácticas de rastreo avanzadas que se activará en Firefox 79 de inmediato y se extenderá a la base de usuarios restante durante las próximas semanas.

Ha llamado a estas tecnologías y técnicas mejoradas  “Protección de seguimiento mejorada 2.0” (en inglés ETP 2.0) y  Mozilla afirmó que el trabajo principal de ETP 2.0 es bloquear el seguimiento de redireccionamiento, también conocido como seguimiento de rebote.

Vía libre para los rastreadores

Los rastreadores han estado explotando una especie de vía escapatoria para continuar siguiendo a los usuarios que navegan con Firefox, que habilitó su ETP de primera generación de forma predeterminada en junio de 2019. ETP adopta un enfoque de no intervención para las cookies de origen, es decir, las vinculadas al sitio que se está navegando, porque hacer lo contrario rompería muchos de esos sitios web o requeriría que los usuarios, por ejemplo, inicien sesión cada vez que vuelven al sitio.

«El seguimiento de redireccionamiento aprovecha esto para evitar el bloqueo de cookies de terceros», dijo Steven Englehardt, un ingeniero de privacidad de Mozilla

Aquellos que practican el seguimiento de redireccionamiento o rebote obligan a los usuarios a «hacer una parada imperceptible y momentánea en  su sitio web» para que sus rastreadores puedan cargarse como primeros y, por lo tanto, Firefox almacene sus cookies (para su posterior reutilización). El rastreador de redireccionamiento o rebote envía al usuario al sitio web de destino de este último, ahora cargado con identificadores que los siguen y que informan a las cookies de origen.

El ETP 2.0 de Firefox elimina regularmente el navegador de cookies y otros datos específicos del sitio almacenados por rastreadores conocidos. «Esto evita que los rastreadores de redireccionamiento puedan crear un perfil a largo plazo de su actividad», escribió Englehardt.

ETP 2.0 no detiene por completo el seguimiento de rebote, ya que las cookies sobreviven a  las limpiezas de ETP 2.0. El intervalo entre limpiezas será de al menos 24 horas, y si el navegador está activo todo el tiempo (por muy poco probable que sea), hasta 48 horas o más, ya que el almacenamiento de cookies y otros datos del sitio se borrará solo cuando el navegador esté inactivo, según una descripción técnica de la nueva defensa.

También se supone que ETP 2.0 evita las cookies vinculadas a servicios legítimos, incluso si esas cookies son servidas por rastreadores En cambio, Firefox dejará las cookies si el usuario ha interactuado con el sitio en los últimos 45 días, incluso si esas cookies se utilizan para realizar el seguimiento.

«De esta manera, no pierdes los beneficios de las cookies que te mantienen conectado a  los sitios que frecuentas, y no se abre a un seguimiento indefinido basado en un sitio que has visitado una vez», dijo Selena Deckelmann, vicepresidenta de escritorio de Firefox, en una publicación de blog.