No existe una seguridad al cien por cien de que, aplicando las más adecuadas medidas de seguridad, no pueda ocurrir una pérdida de datos en los dispositivos de una empresa, pero adoptar ciertas reglas ayuda a que, si la hay, sea leve. 

En todas las empresas del tamaño que sea se manejan datos de muchos tipos (personales, económicos, expedientes, filiaciones, direcciones…), por lo que es preciso extremar la seguridad para conseguir la mayor eficacia en la conservación de toda esa información sin que se pierda, borre o sea presa de algún ataque hacker. Siempre es necesario: 

Seguridad en la informática

  • Configurar de manera adecuada firewall, antivirus…. 
  • Guardar los datos sensibles en dispositivos que no salgan de la empresa.  
  • Hacer copias de seguridad y almacenarlas en distintos lugares. 
  • Tener cuidado con todo aquello que se conserva en USB, móviles y demás dispositivos que puedan llevarse fuera del trabajo. 
  • Organizar la oficina para saber en qué aparatos electrónicos se encuentran los archivos.  
  • Procurarse un buen sistema de indexación. 

Todas ellas son medidas que dificultan la pérdida de ficheros de modo habitual y también, que se produzca un ataque a través de una brecha de seguridad. 

Pero no es solamente esto lo que se puede hacer para proteger la información guardada en las empresas.  

Software contra la pérdida de información 

Los sistemas de detección de intrusos (IDS) aíslan la red de evitando accesos no autorizados y se pueden configurar en los cortafuegos para detectar posibles ataques o comportamientos sospechosos. 

Existen sistemas de prevención de intrusos (IPS) que monitorizan el tráfico analizando el comportamiento de la red con políticas de seguridad y estadísticas. 

Las aplicaciones de prevención para la pérdida de datos (DLP) están diseñadas para detectar y bloquear información que se encuentra en: 

  • La Red, datos que se encuentran en movimiento a través de ella. 
  • Uso, la información con la que se interactúa. 
  • Reposo, es aquella que se encuentra almacenada y no se utiliza. 

En todos estos casos las DLP clasifican los datos en función de su confidencialidad, con criterios basados en las palabras clave, etiquetas, etc. el análisis del contexto en el que se encuentran, técnicas de Machine Learning, estadísticas y otras fórmulas. 

El mecanismo de actuación de las DLP son las directivas que definen las acciones que se aplicarán a la información. Son dos: 

  • Ubicación: Dónde se ejecutará la directiva. Puede ser en una herramienta, en el servidor de correo u otros elementos que puedan llevar datos. 
  • Reglas: 
    • Condiciones para determinar qué información se busca y las acciones que se llevan a cabo. 
    • Acciones, pueden ser variadas, restringir el acceso al contenido informativo, invalidar al usuario… 

Las directivas se usan por las app DLP para realizar acciones encaminadas a evitar la pérdida de datos del sistema.  

Contienen servicios de tratamiento de la información que ha quedado desfasada u obsoleta, determinando el tiempo que hay que conservar esos datos y lo que ocurrirá cuando este finalice. 

La encriptación y envío de archivos a través de canales seguros (por ejemplo, TLS, Transport Layer Security). 

Se puede acceder a plataformas de protección de los derechos de autor para evitar la descarga de contenidos protegidos, la impresión o capturas de pantalla. 

Es preciso tener un servicio de reportes y notificaciones para valorar el sistema DLP y la aplicación de procesos. 

Seguridad al margen de la informática 

Pero no todo se soluciona con el software; es conveniente proteger la información almacenada en dispositivos con procedimientos empresariales y dando unas claras normas a los trabajadores. 

Impartir formación, llevar a cabo acuerdos de confidencialidad que se deban firmar, dejar claro cómo se debe actuar para evitar la pérdida de datos y conseguir el mejor marco para que la empresa sea eficaz frente a ataques de cualquier tipo es tan importante como las medidas tecnológicas. 

Pero es necesario ponerse en lo peor y prevenir con los recursos más rigurosos, dentro de la legalidad, que una brecha en la seguridad de los sistemas informáticos o un descuido tenga consecuencias catastróficas para las finanzas, el prestigio y la inviolabilidad de clientes y organización. 

Para evitar cualquier problema de seguridad en la información de las empresas, Aratecnia pone a su servicio los más modernos medios de las TIC. Póngase en contacto con nosotros, somos profesionales cualificados.